Terapia Cognitivo-Conductual 

Áreas y trastornos en los que la terapia psicológica puede ser de ayuda:


Neurosis (Ej.Obsesiones, ansiedad, estrés, trastornos de adaptación)

Trastornos de la Alimentación (Ej. Bulimia, Anorexia, ingesta excesiva y compulsiva de comida)

Fobias y Miedos (Ej. Miedo a la altura, a espacios estrechos, a los animales, a las personas, miedo al miedo)

Depresiones (Ej. Sentimientos de desánimo, de desesperanza, de pérdida interés, de pérdida de ganas de vivir )

Adicciones ( Ej. Adicción al alcohol, tabaco, drogas, juego, trabajo, compras, internet)

Trastornos Fisiológicos (Ej.Trastornos del sueno, intranquilidad, disfunciones sexuales, )

Otros problemas en adultos (Ej. Problemas de pareja, de estrés laboral)

Típicos problemas de la adolescencia (Ej. Confrontaciones paterno-filiares, timidez, problemas académicos, conducta agresiva, consumo de drogas, ideas depresivas, trastornos de la conducta social)

Típicos problemas infantiles (Ej. Hiperactividad, terrores nocturnos, fobia escolar, problemas de aprendizaje, retrasos del desarrollo, enuresis, problemas de celos entre hermanos, problemas asociados a procesos de separación y divorcio)

Si tiene la sensación de que no puede mantener por más tiempo sus sentimientos o su comportamiento bajo control,o si observa que su conducta tiene una influencia negativa en su vida diaria, debería acudir a consultar a un centro especializado en terapia psicológica. Allí pueden ayudarle.

No siempre es necesaria la realización de una terapia psicológica, hay ocasiones en las que tras 4 ó 5 sesiones de asesoramiento se puede experimentar una mejoría general. Pero los trastornos de conducta pueden, sin embargo, evolucionar progresivamente hasta transformarse en una verdadera enfermedad, la cual puede ser corregida y por consiguiente tratable por medio de Terapia Cognitivo-Conductual, ya sea ésta de corta o larga duración.